Cómo colocar un grifo nuevo en tu fregadero

Cuando se adquiere la vivienda generalmente suele estar colocado el grifo de la cocina, pero con los años seguramente tendrás que cambiarlo por otro nuevo, ya que se deterioran o se llenan de cal, tienen menos brillo, quedan anticuados. Es una maniobra muy sencilla y de lo más habitual, aunque no lo parezca.

Generalmente cuando la nueva grifería contiene los componentes necesarios para su montaje y simplemente tendrás que buscar por casa el instrumental esencial (llave inglesa, juego de llaves fijas, mordaza y de manera opcional varias limas). Para sustituir el antiguo solo vas a tener que comprar un nuevo grifo de cocina, ahora la mayoría son de acero inoxidable, hay muchísimos modelos, tamaños y colores para todos los gustos y de todos los precios que puedas imaginar. Al final decides tú lo que quieres tener en tu casa.

Cambiar la grifería es una operación sencilla que como vas a ver a continuación puedes hacer tú mismo sin problemas. Para que puedas instalarlo sin complicaciones voy a exponer una guía con instrucciones muy sencillas y estoy a tu disposición para cualquier tipo de consulta. ¡Vamos a empezar! con la ayuda de desatascosmurcia.org.

Cómo colocar el grifo nuevo paso a paso

ADVERTENCIA: Lo mejor es ponerse protección en oídos, gafas de seguridad, guantes como medida de seguridad para proceder a la colocación o cambio de la grifería.

  1. En cuanto tengas las herramientas necesarias para poder realizar el cambio no tienes que gastaste más dinero en comprar nada más que el grifo nuevo ya que vienen con todas las piezas necesarias para su colocación.
  2. Siempre acompaña para facilitar su colocación un manual de instrucciones, comprensible y muy sencillo de seguir el nuevo grifo comprado.
  3. Ponemos los llamados flexibles, mangueras o latiguillos, recordando que la raya roja o azul que está en los flexibles nos señala si es para el agua fría o la caliente.

Las conexiones de entrada del agua están rotuladas, distinguiendo si es fría o caliente y se encuentran en la parte de abajo del grifo para facilitar su colocación en el mismo. Ahora hay que colocar los flexibles girando hasta encajarlos bien, finalmente con la llave inglesa se apretarán del todo.

  1. A continuación vamos a fijar el grifo en el propio fregadero gracias a las piezas adicionales que trae, que permiten su fijación con facilidad y también evitan la salida de agua sin que nos demos cuenta por la parte baja de la propia grifería.
  2. Si al poner el grifo en el fregadero no encaja en el hueco del mismo por menos de un milímetro, usaré la lima para pulir ligeramente dicho agujero y así poder colocar correctamente la grifería sin forzarla y sin tener que salir a comprar otro.
  3. Ponemos la goma fina debajo del grifo antes de instalarlo precisamente para protegerlo y que ajuste perfectamente.
  4. Ahora ya sí el momento de encajar el grifo en la pila de la cocina.
  5. En la parte de abajo del fregadero vamos a fijar el grifo con las piezas de fijación y estanqueidad que vienen con el mismo. Ya que apenas tenemos espacio para maniobrar, lo único que se puede utilizar con relativa sin sentirnos incómodos es la mordaza y así ajustaremos del todo el grifo para garantizar su correcta sujeción.
  6. Vamos a poner la arandela de goma y después ponemos encima el tubo extensible del grifo girándolo hasta fijarlo del todo con la llave fija adecuada. Y así se conecta al grifo.
  7. Con varios tornillos y el destornillador adicional que viene con el propio grifo vamos a poner un peso no muy grande para tener recogido el tubo extensible del grifo y poder tirar de él. Después, tiramos el tubo y usando dichos tornillos lo fijamos finalmente.
  8. Para acabar la instalación, en las tomas de la pared del agua ponemos los flexibles (rojo y azul según corresponda a la fría, que suele ser la de la derecha, y a la caliente, que suele estar a la izquierda). Giramos dichos latiguillos manualmente y con una llave fija o inglesa apretamos un poco.
  9. A continuación hay que abrir las llaves donde hemos acoplado los flexibles anteriormente (llamadas llaves de escuadra), después dejar correr el agua y comprobar que en ningún lugar se produce escape alguno. Ya hemos hecho las primeras comprobaciones y vemos que la instalación está perfecta. Ahora tienes que estirar y recoger el extensible para verificar que funciona correctamente.

Como hemos visto, es un proceso sencillo que se puede realizar paso a paso con un poco de paciencia y sin complicaciones. Pero si tienes alguna consulta, cuente con empresas de fontaneria.