Tipos de desatascos

No todos los atascos son iguales ya que no todos son causados por los mismos elementos y no todos se producen en los mismos conductos. De ahí a que existan distintos tipos . En este post trataremos de conocerlos todos, así como todas aquellas técnicas y métodos estrechamente relacionados con ellos.

Desatasco de tuberías

Lo primero que debemos diferencia al momento de hablar de los distintos tipos de desatascos que pueden existir, son las distintas tuberías que pueden ser desatascadas y, por ende, atascadas. No todas las tuberías pueden ser desatascadas de la misma manera, ya que algunas son más resistentes que otras a la adición de presión. Por eso, para saber cómo desatascar correctamente una tubería debemos saber primeramente de qué está hecha la tubería, así como el diámetro de la misma, aunque este último suela ser un dato accesorio.

Las tuberías según el material con que están fabricadas pueden ser clasificadas en metálicas y plásticas. En la antigüedad las tuberías metálicas eran las únicas utilizadas, por lo que es muy normal encontrarlas en viviendas viejas que no han sido renovadas. En cambio, las tuberías plásticas son las que mayormente se utilizan en la actualidad para las redes de tubería de suministro de agua ya que no se oxidan y, por ende, no alteran la calidad del agua. En general, las tuberías plásticas son superiores a las metálicas para la mayoría de propósitos, excepto para el transporte de sustancias a altas temperaturas o calefacción ya que las tuberías son termosensibles y se suelen deforman al someterse al calor.

Dentro de las tuberías metálicas que existen las más destacadas son las de hierro, hierro galvanizado, acero inoxidable, cobre y plomo. La mayoría de las anteriormente mencionadas se utilizan con mucha más frecuencia en el ámbito industrial que en el ámbito doméstico, aunque, cabe decir, son indispensables para el óptimo funcionamiento del sistema de calefacción de una casa o empresa. Son tuberías duraderas y muy resistentes a cualquier tipo de factores. La unión de las cerraduras metálicas suele ser mediante soldadura, aunque se pueden encontrar algunas que vengan con rosca para ser enroscadas.

Por otro lado, tenemos las tuberías de plásticos, las cuales son las preferidas de todos en la actualidad, ya que son baratas, duraderas, livianas, fáciles de instalar y eficientes. Debido a que son las que más se usan e instalan hoy en día, son el tipo de tuberías donde más atascos se producen, aunque el material no es un factor determinante en esta estadística. Para el transporte de agua corriente, sistemas de riego y bajantes, el sub-tipo de tuberías plásticas llamada polietileno es el que más se usa. Pero para propósitos generales, las tuberías de PVC son por diferencia las más usadas a nivel, no solo nacional, sino mundial.

Estas tuberías al ser más livianas y, por ende, menos resistentes que las tuberías de metal, no deben tratarse con mucha fuerza ya que se corre el riesgo de romperlas con todos los quebraderos de cabeza que ello conlleva. Para desatascar este tipo de tubería lo ideal es usar moderadamente máquinas de desatascos y evitar el uso de elementos punzantes para intentar remover el atasco.

Otros tipos de tuberías plásticas muy utilizadas son: polietileno reticulado, polietileno oxigenado, polibutileno y polipropileno. Son usadas tanto en viviendas, como en laboratorios y empresas, por lo que son muy versátiles y multiusos. Todas estas se pueden unir mediante rosques o mediante pegamentos especiales que podemos hallar en las ferreterías.

Empresas de desatascos

Los atascos leves pueden ser resueltos mediante métodos caseros sin ayuda de fontaneros expertos, pero, en realidad, la mayoría de atascos acaecidos en tuberías domésticas o empresariales suelen ser bastante difíciles de resolver y, por ende, requieren de los servicios de los profesionales. En ese sentido, las empresas que se ocupan de brindarnos servicios de desatascos tienen un completo arsenal de herramientas para desatascar cualquier tipo de atasco en nuestras tuberías, independientemente del tipo de tubería que tengamos.

Normalmente, lo primero que hacen las empresas de desatascos es detectar o localizar donde se encuentran los elementos que están provocando el atasco de la tubería. Para ello utilizan pequeños cámaras profesionales capaces de mostrar en espacios ausentes de luz todo tipo de elementos que estén obstruyendo la tubería. También se pueden usar una suerte de detectores de arquetas. Una vez que los fontaneros hayan ubicado la raíz del problema procederán a desatascar la tubería con las herramientas que consideren las ideales.

Por lo general, los camiones cuba bifuncionales suelen ser los más efectivos cuando se quiere desatascar una tubería robusta que presente un atasco bastante adherido y cohesionado con la tubería. Estos camiones impulsan agua a altísimas presiones haciendo al atasco salir expulsado de la tubería de manera definitiva y 100% efectiva. Rara vez este método de desatasco falla, ya que es muy potente. Eso sí, no todas las tuberías soportan la potencia de los camiones cubas, por lo que no siempre son usados pues pueden causar más daños que los que solucionan.

Para los lugares donde realmente no se necesite toda la potencia de un camión cuba, lo que se usa son desatascadores eléctricos que en forma de espiral se hacen ingresar a la tubería para romper con todo tipo de atasco de manera directa y rápida. La desventaja de este método es que deja residuos de atasco en la tubería, por lo que se tiene que lavar la misma luego de aplicar este método.

No podemos dejar de mencionar en este post a las toberas, pues son uno de los instrumentos más utilizados por los fontaneros profesionales para eliminar atascos domésticos. Estos elementos actúan bajo el mismo principio que los camiones cuba, pero no son tan potentes y son mucho más portátiles que los anteriores. Cabe mencionar que existen muchísimos tipos de toberas y no siempre se suelen usar los mismos. Cada tipo de tobera resulta ideal para solucionar algún tipo en específico de atasco en tubería, por lo que todo depende de lo que evalúe el fontanero.